Memoria histórica

001

Baltasar Garzón se declaró competente en el año 2008 para investigar en España los delitos cometidos por responsables del régimen franquista entre los años 1936 a 1951, incluyéndose en ellos los crímenes de desapariciones forzadas de personas (detenciones ilegales sin dar razón del paradero de la víctima) como crímenes permanentes en el contexto de crímenes contra la humanidad. Lo que se conoció como el caso de la Memoria Histórica.

Por investigar estos delitos, que hoy tienen abierta una causa penal en Argentina a impulso de las víctimas y de acuerdo con el principio de Jurisdicción Universal, se le abrió en 2010 procedimiento penal por prevaricación. Finalmente el Tribunal Supremo, le absolvió, a la vez que cerraba la posibilidad de investigar penalmente estos crímenes, quedando las víctimas indefensas.

Actualmente, se encuentra pendiente la admisión a trámite del caso presentado por Garzón ante  el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, por entender que la suspensión de funciones de la que fue objeto por este caso, atenta a la independencia judicial y a la libre interpretación de la Ley, a la vez que supone una amenaza para todos los jueces en su labor de interpretación de las normas e imparcialidad en su actuación judicial.