Como juez

imagesCAEUUTPD

La competencia como Juez en los últimos 22 años se ha concretado en las siguientes materias:

  •  Investigación de delitos de terrorismo.
  •  Investigación de delitos de narcotráfico y blanqueo de dinero.
  •  Investigación de delitos de falsificación de moneda.
  •  Investigación de delitos de criminalidad económica y financiera organizada y fenómenos de corrupción anejos a la misma.
  •  Investigación de delitos de genocidio, tortura, terrorismo y otros crímenes internacionales.
  •  Causas de extradición pasiva y órdenes de detención europeas y delitos cometidos en el extranjero.
  •  Cooperación Jurídica Internacional.

Entre algunas de sus principales actuaciones figuran

Terrorismo

ETA. 1988 en adelante. Innumerables investigaciones sobre grupos operativos de la organización terrorista así como la detención de los responsables de numerosos atentados, con resultado de muertes, secuestro, extorsión, amenazas, incendios, daños, intervención de explosivos, armamento pesado… Realizó actuaciones  contra otras organizaciones satélites como  la denominada Kale Borroka o los grupos Y.

Garzón diseñó un sistema operativo por el que se ha podido investigar a KAS, EKIN, XAKI, JARRAI, SEGI, Gestoras Pro amnistía, ASKATASUNA, EGIN, un entramado de empresas que daban soporte a la organización declarando la ilegalidad de varias formaciones. Tanto el Tribunal Constitucional español como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos respaldaron estas actuaciones.

1998. Clausuró el diario Egin y la emisora de radio Egin Irratia, acusados de colaboración con ETA. En el  2001 dictó orden de cierre de la revista Ardi Beltza  cuyo director, Pepe Rei, ya había sido anteriormente procesado por el «caso Egin».

2001. Ordenó la detención de trece personas vinculadas al movimiento Gestoras Pro Amnistía (Gestorak), organización abertzale de soporte en la lucha por la repatriación de los presos de ETA dispersos. También acometió la ilegalización de Batasuna, en un auto publicado en Madrid el 26 de agosto de 2002, por un presunto delito de integración en organización terrorista.

2003. Baltasar Garzón suspendió las actividades y ordenó la clausura de los locales en España y en el extranjero del Partido Comunista de España reconstituido PCE(r) por considerarlo el brazo político de los Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre (Grapo)

GAL. Los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) fueron agrupaciones parapoliciales que practicaron lo que se ha denominado terrorismo de Estado o «guerra sucia» contra la organización criminal ETA y su entorno. Garzón investigó la acción de esta banda a raíz del secuestro de un ciudadano francés, Segundo Marey. Como consecuencia final fueron condenados a prisión diversos ex altos cargos y funcionarios del Ministerio de Interior, entre ellos un ministro.

Protocolo Garzón. Baltasar Garzón incorporó a sus investigaciones sobre delitos de terrorismo un procedimiento para reforzar las garantías de los detenidos en régimen de incomunicación para casos de terrorismo,  respetando los estándares internacionales de organismos de Naciones Unidas y de Derechos Humanos que en ese momento no se asumían en España. Se denomina «Protocolo Garzón».

Guantánamo. Como juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón abrió en 2009 una causa para investigar a los posibles «autores materiales, inductores, cooperadores necesarios y cómplices» de los delitos de torturas cometidos en Guantánamo a partir de las denuncias de Hamed Abderrahman Ahmed, de Lahcen Ikassrien, de Jamiel Abdul Latif al Banna y de Omar Deghayes. Wikileaks  desveló en noviembre de 2010 que  Garzón fue considerado peligroso para los intereses de EE.UU. y se buscó la fórmula para que no continuara con sus investigaciones.

Narcotráfico. Realizó grandes operaciones contra el narcotráfico y el blanqueo de capitales de la droga, tanto de redes locales como de bandas criminales internacionales. Como es el caso de la operación Nécora, Hielo Verde, Troika, UCIFA, entre otras muchas.

Delitos económicos. Garzón ha llevado a cabo importantes acciones contra la corrupción y los delitos económicos como es el caso de la operación Pretoria o de la operación Gürtel por cuya causa fue condenado a inhabilitación por el Tribunal Supremo.

Memoria histórica. Se declaró competente para investigar los crímenes de la guerra civil y el franquismo iniciando la causa de la que se tuvo que inhibir a favor de los juzgado territoriales. Se encontró con una fuerte oposición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Gracias al proceso que inició salió a la luz la existencia de más de 130.000 desaparecidos. También por este caso fue procesado si bien absuelto por el Tribunal Supremo. Garzón es el único magistrado español que se ha atrevido a abordar estos delitos.

Justicia universal. La orden de arresto del dictador chileno Augusto Pinochet o el caso Scilingo y los vuelos de la muerte de la dictadura argentina, dieron a Garzón fama internacional.